Muchas de las madres que hemos entrevistado en el podcast se convierten en Community Manager viniendo de sectores muy alejados del mundo del marketing.

Y Elizabeth, nuestra invitada al podcast de hoy, es uno de esos casos.

Pero ella además es un caso especial, ya que además no tenía estudios, y siempre se había dedicado a la misma profesión desde bien joven: ser costurera.

La pandemia hizo que se quedara sin trabajo y en ese momento apareció Mamis Digitales en su vida.

Y Elizabeth tuvo coraje y decidió apostar por ella, gracias al motor de su vida, sus tres hijos.

Hoy en día, nos puede contar bien orgullosa que gracias a su esfuerzo ya ha conseguido clientes y cada día está más cerca de cumplir sus sueños.

Descubre esta historia de superación, que nos demuestra que por muchas trabas que nos ponga la vida, si tenemos actitud y luchamos por ello, cualquier cosa es posible.

Enlaces mencionados en este episodio

Perfil IG: https://www.instagram.com/community_manager_bove/

Perfil FB: https://www.facebook.com/elizabeth.bove.14

Transcripción de la entrevista

Billie: Bueno, ya estamos aquí en un episodio más de Madres Reinventadas y hoy contamos con la historia de Elizabeth Bove. Estoy segura que esta historia te va a inspirar tanto como a nosotras. Así que Elizabeth, bienvenida al podcast Madres Reinventadas.

Elizabeth: Gracias Billie.

Billie: Elizabeth, empezamos por lo más importante y es cuéntanos ¿cómo se llaman tus hijos?

Elizabeth: Bueno, la mayor tiene 28 años ya, se llama Melissa, el niño que tiene 25 se llama Abraham y mi niña peque que es la más pequeñita de la casa 3 añitos se llama Mijal. 

Billie: ¿Cómo?

Elizabeth:  Mijal.

Billie: Mijal. ¿Significa algo?

Elizabeth: Sí, en hebreo significa “la que anda con Dios”.

Billie: ¡Ah, qué bonito! Es la primera vez que escucho este nombre, Mijal, sí. Elizabeth, cuéntanos un poquito cómo ha sido tu trayectoria, porque claro, tú tienes dos hijos ya mayores, independientes, tienes una hija pequeñita, así que volviste a tomar esa decisión de ser madre. Cuéntanos un poquito cómo ha sido esa trayectoria y cómo fue cuando tuviste a los más mayores y qué diferencias han habido con esta pequeñita.

Elizabeth: Bueno, cuando tuve los más mayores en ese entonces estaba en Argentina con su padre. La verdad es que los he tenido muy joven, a la mayor con diecisiete años y a los tres años he tenido al niño. A los cinco años hemos decidido venir a España y hemos estado todo este tiempo. En el 98 hemos decidido venir a España, hemos estado aquí. Después luego… ya va a ser ocho años que me divorcié de su padre, pero mantenemos una relación cordial. Bien. Y… ¡surgió la niña! Hace tres años, queriendo reiniciar mi vida, como uno de los sueños de volver a formar pareja, las cosas no se dieron como uno pensaba, también terminamos la relación bien, pero esto fue en Argentina, un viaje largo que yo he hecho a Argentina. Mi madre estaba enferma, falleció y pues nada, decidimos que la relación no iba y yo regresé a España con mi bebé y me he quedado aquí en España con mi niña. Bueno, aquí en España… Ahora mismo estoy en Ámsterdam, pero regresé a España. Y nada. Aquí estamos las dos juntitas con su hermano mayor que vive en Ámsterdam.

Billie: Muy bien, estás visitando al tío?

Elizabeth: Si, al hermano, al hermano mayor. 

Billie: A ver, Elizabeth, cuéntanos un poquito a nivel profesional, cuál ha sido tu trayectoria y cómo has ido variando en esta faceta tuya? Porque claro, ser mamá tan joven, quizá tú hacías otras cosas. Y después, al volver a ser mamá otra vez, ¿has hecho cosas diferentes?

Elizabeth: Es cuando he vuelto a ser mamá otra vez, es cuando he querido hacer algo diferente, porque yo he estado en la confección, en la costura, he trabajado en talleres, me han dado la oportunidad de aprender de muy pequeña, de 13 años, a coser. Y la verdad es que vivíamos con mi madre en una situación muy extrema, muy difícil en Buenos Aires. Es más, vivíamos en uno de los barrios más marginados de Buenos Aires, Argentina, y necesitaba ayudar a mi madre. Entonces, con 13 años me dieron la oportunidad de aprender a coser en un taller, y a las dos semanas se me daba tan bien que ya me empezaron a pagar por mi producción y feliz. Seguí estudiando lo que pude y hasta el día que he venido a España he seguido en la confección. Y la verdad es que la confección es un trabajo muy duro que lleva muchas horas para que puedas ganarte un sueldo. Sí me daba la oportunidad de poder cuidar a mis niños en casa también porque cosía, estaba en casa y tenía a los niños también. Intentaba entre todo cuidar la casa y trabajar. Pero llegó un momento en que ya encontrándome en la situación… sola, volviendo a Argentina con todos los problemas, regresando con la niña sola, regresé con la niña con año y medio aproximadamente en el mes de marzo 2019. Pero al año vino la pandemia. Entonces yo en todo ese año intentado buscar lo único que sabía hacer, que era coser, o sea, yo no sabía hacer otra cosa. Yo cuando llegué en el 98 a España… En el 2000 se me dio también la oportunidad de realizar vestuario para teatro. Entonces he estado realizando vestuario teatral, trabajando para varias compañías de teatro, llevando la sastrería teatral también. He conocido cantidad de gente maravillosa. He tenido muchísimas oportunidades dentro del mundo de la confección. También he cosido para nuevos diseñadores que participaron en la Fashion Week de Madrid. Y la verdad es que fue una aventura. Fue muy bonito, pero delegaba muchísimo de mí también. Entonces mis hijos fueron creciendo en todo ese mundo. Especialmente los dos mayores, Melisa y Abraham, fueron creciendo en todo eso, empapados los pobres en todo lo que mamá andaba metida, muchas veces me los llevaba al teatro y andaban detrás del escenario y en los camerinos, correteando entre todos los artistas. Y para ellos también fue una aventura. Pero sí es verdad que cuando crecieron hicieron su vida. Yo reintenté hacer la mía. Me vino la niña pequeña. Aun así, estando en casa con ella, la costura como el espectáculo viniendo a la pandemia, se acabó. Creo que uno de los más afectados fue el espectáculo por el tema de la pandemia. Fuimos todos afectados, pero el que más… Y me encontré en la nada con lo único que sabía hacer. Dije “y ahora qué hago?” Y me empecé a encontrar en una situación muy muy difícil.

Billie: Y además eres madre soltera.

Elizabeth: Madre soltera, vivía sola…

Billie: Me imagino. Sin familia en España.

Elizabeth: Sí, sin familia. Tengo mi hermana que vive a unos cuantos kilómetros de mí, muy difícil el acceso. Yo vivo en un pueblo en Castilla-La Mancha. Se llama Méntrida. Mi hija mayor vive en Madrid con su esposo. Y mi niño, ya sabéis. pues vive en Ámsterdam, el mayor.  Dentro de sus también, porque esta pandemia nos afectó a todos, dentro de sus posibilidades ellos también me estaban intentando ayudar. Pero yo decía esto tiene que cambiar. Esto no puede seguir así. Una de las cosas que se me da bien comunicar con la gente. Me gusta tratar con la gente, hablar. Me gustó siempre mucho el tema de estar metida en internet, hurgar, pero no tenía ni idea de lo que era ser Community Manager. Entonces, cuando empecé a buscar, me salió el anuncio de vosotros, y me pareció muy interesante porque os dirigíais directamente a las mamás y yo estaba en la situación que, de verdad tampoco podía decir “voy a poder sostener esto” porque veo que hay mucha gente profesional metida aquí. Yo apenas tuve estudios, os voy a ser sincera, esta es una de las cosas que quería destacar. Yo apenas he tenido estudios por empezar a trabajar de muy pequeña. Entonces sí tiene que haber alguien que ha sido muy malo en la ortografía, he sido yo. Si tiene que haber alguien llena de miedos y de prejuicios, he sido yo siempre. Entonces, tener que pensar, solamente el hecho de decir “esto tiene que cambiar, tengo que cambiar lo que sé hasta ahora, tengo que darle la vuelta a todo, porque mi niña todavía me necesita muchos años más” y yo creo que el tema de la costura ya se va quedando muy atrás. Me tengo que actualizar, me tengo que actualizar, tengo que buscar la manera de ponerme al día con todo, porque mi niña tiene 3 años. Yo ya tengo cuarenta y cinco y digo “esto tiene que cambiar”. Entonces dije a ver, primeramente ¿qué pasa? No estás preparada para nada, solo sabes coser. Pero sí sé que soy capaz, si me pongo, de prepararme, de formarme en todo lo que necesite para avanzar, porque me lo debo a mí, porque se lo debo a mis hijos y porque se lo debo a mi niña, que todavía tenemos muchos años por delante. Cuando os vi me dije “esto es lo mío, aquí me tengo que meter”. 

Billie: ¡Guau! De verdad que me impacta escucharte. Me encanta esa fuerza que tienes. Y yo creo que es un ejemplo, un ejemplo de que cualquier persona puede conseguirlo. No hace falta venir… Nosotros siempre lo decimos, no hace falta que tengas experiencia en marketing o no hace falta que vengas del mundo… No hace falta tener estudios previos porque nosotros la metodología la hacemos, creo, lo suficientemente fácil como para que cualquier persona pueda conseguirlo. Y tú eres ejemplo de esto. Pero además, tú has cogido fuerza de algo más que es de tu familia. O sea, voy a decir te lo debes a ti misma, pero creo que en el fondo tu motor han sido tus hijos, sobre todo la pequeña que sabes que necesita más de ti.

Elizabeth: Siempre, siempre, siempre mi motor han sido ellos y también principalmente la fe. Yo soy una mujer de fe y de verdad hubo momentos… A veces vienen esos momentos malucos, ¿no? Que te atacan la mente y solo quieres estar en casa llorando, no sabes por qué, pero… Y sé que muchas veces he tenido fuerzas que no sabía de dónde salían y la verdad que aunque yo estoy sola con mi niña, llevo con mi niña sola ya dos años, no me he sentido sola aun así. Primero porque vuelvo a decir, soy una mujer de fe, creo en Dios, creo que él está conmigo. Y me he encontrado con gente como vosotros y me he encontrado gente como como la persona ahora que me está dando la oportunidad de trabajar con él, que me han dado la oportunidad de crecer, porque vosotros dais la oportunidad, pero luego nosotras, en mi caso yo, he tenido que derribar muchas estructuras mentales y muchas estructuras… Imagínate, yo vengo desde que tengo uso de razón cosiendo, no he hecho otra cosa, no he leído libros, no he tenido inglés, muchas cosas que sé que en esto ayudan. Y os animo también a que no os quedéis con solo eso, porque aunque yo sé que no tengo muchas cosas, las estoy buscando para mejorar. Las oportunidades son oportunidades no solamente de trabajo, de cambiar de trabajo, sino personales, nos dan la oportunidad de querer buscar más y de saber y de encontrar la fuerza, el valor que tenemos para alcanzar metas, ¿no? Entonces vosotros dais las herramientas como se dice, ¿no? Y si tenemos metas y tenemos sueños, vamos a poder alcanzarlos. Si ponemos de nosotros, intentamos abrirnos a todo lo que hay y aprovechar las oportunidades y crecer, invertir en nuestro crecimiento. Porque yo te digo… Yo al día de hoy sigo con muchas faltas de ortografía. Bueno, Bell, que ha sido mi tutor, creo que la traía de cabeza que me han devuelto el informe que yo enviaba para graduarme creo que 15 veces por las faltas de ortografía que tenía. Pero claro, yo por ansias ¿no? Pero Bell me dio una herramienta que se llama Lorca y es mi mano derecha, mi mano derecha para editar, para hacer los Copy y he aprendido muchísimo en todo este tiempo, algo que en todos estos años ni si me hubiera pasado por la mente y vuelvo a decirte, tengo 46 años. Vengo de uno de los barrios más marginados de Buenos Aires. Y ¿qué puedo yo decir? O sea, me podía poner en la actitud de que “No, yo no.. No sé. No voy a salir para esto porque me faltan muchas cosas. No, no, si no sé ni escribir, si no sé idiomas”. He dicho: “pues sí, no lo sé. Pero voy a aprender. Pues sí,  no lo sé, pero lo voy a hacer y lo voy a conseguir porque quiero hacer esto. Me quiero dedicar a esto”.

Billie: Pues eres la prueba más grande de que la que pone esfuerzos, consigue sus recompensas. 

Elizabeth: Prioriza acciones.

Billie: Cuéntanos un poquito, cuando hiciste el estudio de Mamis Digitales, la metodología, tenías un proyecto de prácticas. Cuéntanos un poquito, y cómo se convirtió después en un cliente, cómo te abrió la puerta.

Elizabeth: Sigo con ellos. Cuento el proyecto:  el proyecto de prácticas mío era un grupo de música de Buenos Aires que se llama el NSN. Es Sound… algo  así. Son unos chicos que ellos encantados de darme la oportunidad de que yo les mueva un poquito las redes, voy a usar esto de prácticas y demás. Y todo esto de favor, o sea, obviamente yo estaba en las prácticas, ellos están empezando, reiniciándose también, y bueno, chicos, vamos para adelante. Ellos súper contentos, yo también. Consigo, a través de empezar a mover su Instagram y su Facebook, que tengan una entrevista con una radio de Nueva Jersey que es una radio latina. Bueno eso fue un ¡wow! Hemos tenido la entrevista, han pasado sus canciones allí, todavía las siguen pasando. Y bueno, pasando tiempo habló con el locutor de ese tiempo de la radio y le digo “mira, si quieres te puedo también llevar tus redes sociales y demás” Y me dice él “Bueno, sí”, y ya tuve mi primer cliente. Entonces empecé a llevar las redes sociales y buscando ubicarlo en una comunidad más, digamos latina de habla hispana en Estados Unidos… A todo esto, yo en Estados Unidos, ¿qué hacía? Si yo no sé hablar inglés, pero yo dije “tiene que haber una comunidad hispana que no hable inglés básico sino que hable su idioma, en Estados Unidos lo tiene que haber. Me puse a buscar “ayuda para hispanos en USA”. Me sale una página muy interesante donde había mucha información. Digo “voy a hablar con el director”. Le mando mensaje directamente al Director. O sea que… 

Billie: ¿Cómo lo encontraste al director? 

Elizabeth: Porque debajo de todos los datos de la página salen las personas encargadas y al final salía el director. Le mando un mensaje. Hay que ser un poco… Yo siempre pensé: el no, ya está. El no ya lo tenemos. Pero hay que intentarlo, ¿no? No hay que poner siempre el no por delante, hay que intentarlo. Pues a los dos días recibo un mensaje del director, y claro, yo tenía mi perfil que vosotros nos recomendasteis hacer para LinkedIn. Yo me había olvidado de eso, lo tenía ahí… Y entonces le digo “mira, soy community manager de esta radio que está en Nueva Jersey y me gustaría, me interesaría pues potenciar más de lo que es, de lo que va la radio”. Dice “Vale, okay, sí, pero yo he estado viendo tu perfil, he visto que has estado trabajando con gente en el teatro, que has estado en la moda, que has estado… He pensado esta mujer ha cruzado el charco con toda su familia, ha ido a España, ahora está aquí pidiéndome trabajo” y yo decía bueno, el señor me estará queriendo ofrecer algo  porque él tiene una página donde también publican las personas o empresas de habla hispana. Me estará queriendo decir que publique en su página, ah, bueno, pues está interesante.  Y me dice: “No, no, a mí me interesaría que formes parte de mi equipo”. 

Billie: ¡Guau! 

Elizabeth: Yo me quedé… ¿de verdad? Digo, no puede ser. ¿Qué hago yo? Otra vez, qué hago yo en una página de Estados Unidos trabajando cuando no tengo… Me ha dicho “he visto como escribes y me ha gustado”. Y yo decía claro, sí, y por dentro decía “¡Yo! Pero cómo puede ser si hasta hace unos meses era la persona con más horrores ortográficos, si era la persona que más prejuicios ponía y he dicho no. O sea, he tomado la decisión de que mi manera de dirigirme hacia mí. cambie. De decirme: no, yo, si yo no me valoro, nadie me va a valorar, o sea, si yo no me doy el valor, cómo los demás pueden ver lo que valgo si siempre estoy escondiéndome detrás de las excusas, porque al fin y al cabo son excusas, porque todo se puede hacer, es romper ese miedo. Y a todo esto, los chicos de la banda de Buenos Aires, siempre al lado mío y “venga, Mariel”, animándome, así como los animo yo a ellos y hasta el día de hoy seguimos, seguimos juntos, yo los sigo apoyando, pero ahora mismo actualmente me encuentro trabajando con este señor de la página web de Estados Unidos.

Billie: O sea que tienes dos clientes más. Sigues con el grupo de Argentina. 

Elizabeth: de Argentina, sí.

Billie:  ¡Qué bien, qué bien! Me encanta. Has tocado un punto clave que yo quiero enfatizar y puntualizar, porque es algo que siempre nos preguntan muchas mamis digitales y es ¿qué hago con mi historia de antes de convertirme en Community Manager? Como sabes, muchas veces nos reinventamos, aunque no sean community manager en cualquier otra profesión. Y cuando te reinventas piensas estoy empezando de cero. ¡Y no! Todas tenemos una historia detrás que nos ayuda. Entonces, en tu caso…

Elizabeth: Totalmente.

Billie:… historia de la moda, del teatro, de todos los sitios en donde has trabajado. Al final esta persona hizo el vínculo y dijo “Wow, qué experiencia más potente tiene esta chica en sitios que a mí me interesan” y lo vinculó. No es que haya dicho “tiene años trabajando en el tema”.

Elizabeth: Para nada, para nada, porque si tú entras en mi perfil claro, tú entras en mi perfil, ves que no tengo experiencia como community manager, yo estoy como community manager, pero solamente expreso los puntos más claves de lo que he hecho hasta ahora, lo que fue el tema de la moda, con la intención de que las personas que quieran que les lleve sus redes tengan que ver con ese ambiente. 

Billie: Claro.

Elizabeth: El tema de los chicos fue también porque siempre también he estado en la música, llevo muchos años cantando, he estado en el Coro Gospel de Madrid y tenía… Cuando tú tienes conocimientos sobre algo siempre es mejor, como vosotros enseñáis siempre. Meteros en los temas que ya tenéis conocimiento. Entonces yo hasta el día de hoy a los chicos les digo “Chicos, me parece que aquí tiene demasiado brillo. ¿Lo podríais…?” En las canciones ¿no? Entonces ellos, ellos como yo, me apoyan, yo los apoyo en temas técnicos y siempre mirando que alguien mire mis experiencias, poder opinar y ayudarles, no solamente llevar las redes, sino que decirles mira, creo que por aquí podría ir mejor y lo agradecen. Y luego siempre cuentan contigo porque saben que van a tener un añadido de valor que tú les vas a estar dando basado en tus conocimientos. Y mi jefe, por ejemplo, mi jefe que llamó hoy que se llama Jorge Guzmán, mi jefe me ha dado esta oportunidad que yo no la he buscado, La verdad es que no la he buscado, estaba buscando otra cosa, pero él me abrió las puertas solo por el hecho de haber visto mi historia, como tú dices, mi historia de antes, antes de llegar a estos servicios. Entonces es muy importante compartir tu historia. Es muy importante. 

Billie: Cuando nos reinventamos no empezamos de cero, sino que añadimos experiencia a esa mochila,  que es lo lindo. Elizabeth, tú tienes un sueño. Cuéntanos ¿cuál es ese sueño? Porque estás muy cerca de cumplirlo.

Elizabeth: Bueno, tengo muchos sueños. Uno de mis sueños es poder venir a vivir aquí a Ámsterdam.

Billie: No es imposible, porque trabajas con clientes que ni siquiera tienes al lado de casa, o sea los tienes… 

Elizabeth: ¡Qué va! A ver, yo estoy aquí en Ámsterdam ahora mismo. Hace semana y media estaba en España y estoy aquí en Ámsterdam y sigo trabajando de la misma manera todos los días. Yo me traje mi portátil, me pongo aquí a la hora que yo veo que la niña está jugando con su hermano, que viene la amiguita y juega con ella o que está más tranquila, pues me pongo a trabajar y tan tranquila. O bajo al parque, tienen un parque, bueno, no sé si conocéis, pero aquí Ámsterdam  es hermoso. Estoy enamorada. Bajo a un parque ahí donde hay un lago al lado con mi portátil y estoy trabajando mirando a mi niña, disfrutando la naturaleza y estoy haciendo mis cosas con una paz impresionante. O sea, tú puedes estar… Esa es  la ventaja de poder llevar redes sociales y en mi caso poder llevarlas en español de momento. Que donde esté, aunque esté en un país donde se habla otro idioma o se habla inglés, yo estoy trabajando en español perfectamente con mis clientes en español y mis clientes en español de Estados Unidos. 

Billie: Increíble. Eres un ejemplo de inspiración total, Elizabeth, te felicito. Espero ver algún día dentro del Club Estima esa foto de “Ya lo conseguí y estoy viviendo en Ámsterdam”. 

Elizabeth: Esperemos pronto.

Billie: Cuéntanos dónde podemos conocerte un poco más, saber más de ti, de los servicios que ofreces.

Elizabeth: Bueno, ahora mismo he estado… Bueno, no lo he contado pero he pasado por el COVID justamente antes de venir aquí, y he estado anteriormente también en una situación que he parado todo porque de verdad lo quiero hacer bonito y bien. Veo que hay muchísimas herramientas, que no hay por qué tampoco apurarse, pero hay que hacerlo bonito y bien. Pero si tengo mi perfil de Instagram, de Facebook, mi perfil personal, que lo conocéis, que podéis entrar, también cuelgo cosas ahí de momento. Pero mi perfil de Instagram se llama Community Manager EMB y mi perfil de Facebook, Elizabeth Bove. 

Billie: Lo vamos a poner todo dentro de las notas de este episodio para que el que quiera, la que quiera conocer un poquito más de Elizabeth pueda entrar a sus perfiles de redes sociales. Ya para finalizar la entrevista de hoy, quiero que me cuentes qué es lo que te han enseñado tus tres hijos Melisa, Abraham y Mijal.

Elizabeth: ¿Qué me han enseñado? Ellos se los podrían decir también. Pero me han enseñado muchas cosas, especialmente, la importancia de no perderme el tiempo con ellos. He cometido errores. He perdido mucho tiempo en muchas cosas. Pero lo que más he aprendido es no perder tiempo con ellos, porque el tiempo es algo que nunca regresa. El dinero puede volver. O lo pierdes, pero lo puedes recuperar. Un amigo, una persona. Pero el tiempo sí que es algo que no regresa. Entonces yo estoy inmensamente agradecida de haber conocido esta profesión. Sinceramente sé que con mi niña lo voy a hacer mejor con la peque, eh? Y ahora estoy aprovechando, ya veis, estoy aquí aprovechando todo el tiempo posible con mi hijo, el mayor. Cuando estoy en España, aprovecho todo el tiempo posible con mi hija la mayor. Aunque esté casada, me meto en su casa, le cocino, la mimo, les hablo todos los días por Whatsapp a mis dos hijos, todos los días “hola mis niños” y con la peque pues ya al cien por cien. Eso es lo que me han enseñado, a no perderme nada de ellos. Nada.

Billie: Pues Elizabeth, muchas gracias por haber estado en este episodio compartiendo tu historia tan inspiradora que estoy segurísima que muchas van a decir “Si Elizabeth puede yo puedo también”. 

Elizabeth: Os aseguro que sí. 

Billie: Un abrazo.

Elizabeth: Igualmente Billie.

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¿En qué podemos ayudarte?