“Encuentra tu camino y para eso, hay que andarlo”

En el capítulo del podcast de esta semana, Billie hablará con Begoña, una emprendedora nata.

Cuando Begoña decidió que quería un cambio, sus hijos ya eran adolescentes y sentía que profesionalmente necesitaba cambiar de rumbo.

Pero ese no fue su primer cambio, años atrás ya había dado el salto al emprendimiento, gestionando un hotel junto a su marido.

Su vida profesional siempre había estado relacionada con el turismo y quería salir de la atadura de un trabajo presencial con horarios incompatibles con su familia.

Y su edad no fue un impedimento para descubrir una nueva forma de vida.

Porque cualquier momento es perfecto para cumplir tus sueños.

Por eso, cuando conoció a Mamis Digitales supo que era la solución para transformarse y reinventarse profesionalmente.

Begoña nos contará cómo consiguió este cambio de vida,  nos desvelará sus trucos para conseguir nuevos clientes y  cómo ha conseguido empezar su nuevo proyecto, una agencia de marketing digital, junto con otra Mami Digital.

Descúbrelo escuchando el  episodio de la semana. 

¡Dale al play y no te pierdas!

 

Enlaces mencionados en este episodio:

Instagram: https://www.instagram.com/essentiacomunicacion/

Facebook: https://www.facebook.com/EssentiaComunicacion

LinkedIn: https://www.linkedin.com/company/essentia-comunicacion/

Página web: https://essentiacomunicacion.com/

Transcripción de la entrevista

Billie: En el podcast de hoy tenemos una invitada muy especial. Es especial porque ha estado viviendo muchísimos procesos con nosotras. La verdad es que la tenemos muy cerquita de nuestro corazón y me encanta tenerla como invitada hoy para que te inspire con su historia. Así que bienvenida Begoña al podcast Madres Reinventadas.

Begoña: Hola Billie, encantada. Muchísimas gracias a ti por invitarme y feliz de charlar un ratito contigo y  con otras personas que nos puedan estar escuchando.

Billie: Begoña, vamos a empezar por lo más importante y eso es cómo se llaman tus hijos.

Begoña: Yo tengo dos hijos, dos chicos, dos jóvenes ya mayores. Íñigo que va a tener veintiún años ya en nada, en un par de semanas y mi hija Leire, que acaba de cumplir los 19, ya son adultos, ya muy mayores.

Billie: O sea que tú ya has pasado la adolescencia y ya estás en otra etapa, ¿no? La etapa del adulto ya casi. 

Begoña: Ya soy una madre veterana y pasé por todas las etapas. Pero a ver, a fin de cuentas yo creo que nuestros hijos son siempre nuestros hijos y sus problemas serán siempre nuestros problemas. O sea, eso es inevitable. Sí, inevitable, pero en eso estamos.

Billie: Muy bien. Begoña oye, estamos aquí para que nos cuentes tu historia de reinvención, así que nos vamos a ir atrás en el tiempo. Y cuéntanos un poquito ¿tú qué hacías o a qué te dedicabas antes de tener a tus hijos?

Begoña: Bueno, antes de tener a mis hijos es allá por la prehistoria. Bueno, yo terminé mi carrera de periodismo y nada más terminar empecé a trabajar en la administración pública, en gabinetes de prensa, gabinetes con los dirigentes políticos. Y estaba muy bien, estaba muy a gusto, pero bueno, no era un poco lo mío. Y cuando ya me quedé embarazada de Iñigo, de mi hijo mayor, decidí quedarme en casa, decidí dedicarme a la crianza y dejé mi trabajo. Durante dos años, en el proceso desde que nació mi hijo, porque se llevan dos años entre mis dos hijos, y que naciera mi hija, yo estuve dedicándome a ellos. Y cuando nació Leire y a los pocos meses, yo lo que tenía claro es que era algo temporal. Yo no quería renunciar a mi carrera profesional por la maternidad, eso lo tenía superclaro. Entonces lo empecé a plantear con mi marido, pero no me apetecía tampoco volver a un trabajo por cuenta ajena con unos horarios muy estrictos. Bueno, que me metí en un gremio que…  No quería un trabajo luego que me impidiera controlar mis propios tiempos. Entonces empezamos a gestionar un proyecto de gestión hotelera y nos fuimos a Pirineos y ahí estuvimos en diferentes proyectos. Me dediqué al turismo durante 15 años y me encanta. A mí me gusta muchísimo todo eso, pero es un sector muy demandante. Requiere muchas horas de trabajo. Cuando tus hijos están de fiesta es cuando más trabajo tienes, los fines de semana, las vacaciones. Y poco a poco, pues yo quería… Empecé quizás al principio, sin ser muy consciente de ello, empezaba a madurar en mi cabeza otro tipo de proyecto, no reinventarme nuevamente, pero sí tenía claro que quería algo que me permitiera trabajar cuando yo quiera y desde donde yo quiera. Entonces, claro, fue un momento cuando empezó a surgir todo el tema de trabajos digitales, etcétera. Y conocí a Mamis Digitales y lógicamente, pues tuve claro que ese era mi camino. Y nada, me volví a reinventar como Community Manager y me preparé como Copywriter y en eso estoy ahora, estoy a tiempo completo dedicándome a mi profesión y muy feliz, la verdad.

Billie: Muy bien Begoña. Vamos por partes porque esta me parece superinteresante. O sea, tú has tenido dos grandes reinvenciones en tu vida, ¿no? El cambiar del periodismo al turismo. 

Begoña: Eso es.

Billie: Que además fue trabajo por cuenta ajena a un trabajo propio.

Begoña: A negocio, exacto, exacto.

Billie: Pero no te daba lo que querías, ¿no? Entonces cuéntanos un poquito tus aprendizajes de cambiar a ser emprendedora y qué te lleva a esa primera reinvención.

Begoña: A ver, el cambio de trabajar por cuenta ajena a trabajar por cuenta propia es radical. Te tiene que cambiar totalmente la mentalidad y así tiene que ser, porque si no, no vas a estar a gusto y no vas a ser feliz. Lógicamente tienes que estar en continuo aprendizaje, en continuo crecimiento, en continua adaptación a los nuevos tiempos, a lo que va llegando. No, es decir “ah, mira, ya me he reinventado, he conseguido, ya está, me quedo aquí”. No, no, no. Esto es una continua carrera, un continuo aprendizaje. Y da igual al sector al que te dediques. Si tratas… Lo ves cuando tratas con clientes de diferentes sectores, al final, cuando son sus propios negocios, todo el mundo está en eso, en continuo. Es como… Siempre hay un paso más que puedes dar, tanto para crecer profesionalmente como para mejorar tu negocio. Siempre estás con ese chip. Y luego también hay una cosa clara. El negocio nunca lo aparcas el viernes a las 5 de la tarde, que con el trabajo por cuenta ajena sí lo haces. El negocio va contigo a todos lados, si te vas de vacaciones va contigo. Aunque sea el runrún en la cabeza, ah, pues podríamos hacer… Siempre vas viendo, pues mira, eso se podrá, puedo aplicarlo a mi negocio. Yo creo que se te mete en tu propio ADN y forma parte de ti como forman parte de ti tus hijos, tu familia, tus amigos, tu pareja. Y eso hay que hay que entenderlo así, porque si no es complicado.

Billie: Hay que tenerlo claro también, ¿no?

Begoña: Eso es.

Billie: ¿Cómo viviste el proceso de ser emprendedora y con estos horarios tan diferentes a los de tus hijos, para que tus hijos también entendieran toda esta parte? ¿Cómo fue aquello?

Begoña: Cuando empezamos era muy pequeñitos, o sea, todavía era muy chiquitines, pues el niño no llegaba a los 3 años y Leire tenía un añito, año y poco. Entonces bueno, en ese primer momento no eran muy conscientes de ello. Pero ellos siempre han vivido a sus padres trabajando mucho, haciendo muchas cosas. Entonces yo me organizaba de la siguiente manera. Durante la mañana estaba en el hotel trabajando de forma presencial y por las tardes, por lo menos entre semana o cuando eran días de poco trabajo, trabajaba en casa. Entonces hay algo que yo creo que lo he dicho muchas veces, mi sitio de trabajo es el salón. Yo trabajo el salón de mi casa. Puedo tener una habitación para mí sola, pero no quiero, porque en aquel entonces yo ya aprendí a trabajar en el salón de mi casa. Entonces me ponía en la mesa del comedor con mis hijos, ellos se ponen a hacer sus… Bueno cuando eran pequeñitos les hacía pintar, hazme un dibujo de no sé qué, hazme tal… Y cuando ya eran más mayores empezaban a hacer sus deberes y trabajábamos todo el mundo juntos. Y ese es un hábito que ellos han aprendido. Donde también… Claro, es cierto que los niños muchas veces… “Es que no te veo, es que estoy poco contigo”. Es así, ellos quieren cuanto más de sus padres. Pero también por otro lado es cierto, analizándolo en el tiempo, que al final también ha sido un ejemplo para ellos. O sea, el hecho de decir bueno, las cosas hay que trabajarlas, requiere un esfuerzo, nada es gratis. Y de hecho mis hijos hoy en día son dos chicos supertrabajadores, muy responsables. Que puede ser casualidad, no lo sé, yo quiero creer que he contribuido un poquito, ¿no? O por lo menos para quitarme esa espinita, decir cuántos momentos me perdí de la vida de mis hijos o por qué, cosas que luego te cuentan, o porque estaba atendiendo clientes, o porque los fines de semana trabajando hasta muy tarde, en navidades, vacaciones. Pero por contra, creo que también ha contribuido quizás un poquito a su propio crecimiento, ¿no? O yo lo quiero entender así.

Billie: Seguro que sí, Begoña. Bueno, cuando hiciste esta segunda reinvención que fue elegir una profesión en donde realmente… Bueno, ahora me hablarás de esto, si has conseguido un poco liberarte los fines de semana y vacaciones. Pero cuando decidiste tomar esa decisión de esta segunda reinvención no fue un proceso de “Uy, dejo lo otro y ya está, ahora me pongo con esto”. Entonces cuéntanos cómo fue esa evolución y cuándo pudiste dar el salto de una cosa a la otra.

Begoña: Pues mira, fíjate, yo me apunté, soy de la edición de junio 2018, es decir, hice mi formación en verano dedicándome al turismo. Con esto te lo digo todo. Estaba ahí en la recepción, ahí escuchando los vídeos y viendo y haciendo cosas, llega un cliente… Bueno, intentando compaginarlo, luego por las noches y demás. Pero bueno, bien y lo pude hacer. También es cierto que cuando yo di ese salto, mis hijos ya eran un poquito más mayores, con lo cual ya eran más autónomos, pues tendrían… Yo soy del 2018, 4 años, pues 14, 15 años, por ahí andarían. Entonces claro, no es lo mismo, son muy independientes, pero lógicamente al principio yo compaginaba la gestión del hotel que teníamos en ese momento con los clientes que me empezaban a salir. ¿Cómo lo hacía? Es cierto que como el hotel lo gestionaba con mi marido, pues él tuvo… Tiene mucha paciencia y tuvo que cargarse con más trabajo, con parte de mi propio trabajo. Pues con muchas horas, o sea, dedicándole mucho tiempo cuando podía y luego… Casi desde que empecé a trabajar empecé a colaborar con otras mamis, con otras compañeras, con otras profesionales. Porque si no, no llegaba. Y además, pues conseguíamos tener más clientela juntas y gestionar esos clientes. Si yo terminé la edición en octubre del 2018, al año, en septiembre octubre de 2019 dejamos el hotel, porque además mi marido también quería empezar con otro sector, se metió con otras cosas. Entonces lo dejamos en diciembre y ¿cuándo fue la pandemia? En marzo del 2020 fue la pandemia. O sea, fíjate tú, a tiempo. Entonces ya a partir de esa fecha ya todo mi tiempo es para mi nueva profesión.

Billie: Bueno, Begoña, tú además has seguido lo que has dicho antes. Es clave. No te puedes quedar en “ya, me reinvento, ahora soy communnity manager y ya no sigo haciendo cosas”. Tú eres una persona muy activa, muy curiosa, con muchas ganas de aprender y has seguido enriqueciendo tu profesión. Pero cuéntanos un poquito las claves para seguir enriqueciendo tu profesión, pero también sacarle frutos a lo que estás haciendo. Porque muchas madres que nos escuchan se absorben o se escudan en seguir formándose para no enfrentarse al mundo real.

Begoña: Eso es, no el paso. Bueno, a ver, la formación siempre tiene que estar ahí y además yo creo que es algo innato en cualquier emprendedor. O sea, cualquier persona que emprende… Somos como esponjas, no solo para hacer formación, es que hasta de una noticia que estás escuchando “Ah, mira, espera que la voy a leer”. O sea que estás todo el rato con clases de formación profesional, siempre estás intentando captar algo que te pueda ayudar, o a un cliente o lo que sea. Vale. El tema de cómo… Al final yo creo que todo emprendimiento es una evolución. Mis metas y mis objetivos son muy diferentes ahora que cuando yo empecé como community manager. Quiero otras cosas, pero es un camino, es una evolución. Entonces lo que tú dices. Y no hay atajos. Esto yo creo que es muy importante. Hay que pasar por el proceso, por el proceso de trabajar con clientes, de hacer tal, de hacer cuál. No, de repente, terminar una formación y decir  “ahora, de aquí, pues ahora quiero dedicarme a hacer yo mis propias formaciones”, que también pasan con algunos emprendedores. Yo creo que hay que hay que caminar el recorrido para encontrar tu vía. ¿Mi camino hacia dónde me ha llevado? Pues al final me ha llevado a lo que he dicho antes, a organizar un sistema para seguir colaborando con otras profesionales. Yo trabajo con Cristina, es una compañera de mi propia edición. Desde casi desde el principio empezamos a gestionar clientes juntas y hemos dado el salto a empresa, hemos montado nuestra propia agencia de Social Media. Pero no solamente lo hacemos porque para darle otra forma, para que tenga más consistencia de cara a los clientes, sino también para dar, para crecer, para dar otra oportunidad a otras profesionales. Porque yo pienso vale, si yo estoy gestionando calendarios, recibiendo copys, haciendo imágenes, interactuando… me queda muy poco tiempo para seguir creciendo. Entonces la manera, para nosotras, de crecer con más cartera de clientes, es seguir trabajando con más profesionales. Y al mismo tiempo también es muy gratificante darles la oportunidad de que ellas también puedan crecer, si luego quieren salir con nosotras, genial, si luego quieren seguir su camino, pues también. Ese ha sido mi camino, nuestro camino, porque a mí me gusta trabajar con empresas, otras profesionales quizás encuentren otro camino. Por eso yo creo que es importante andarlo para encontrar cuál es tu camino, porque dentro de tu profesión hacer muchas cosas. O sea, puedes hacer estrategias de copywriting, de diseño creativo, mil cosas, pero encuentra tu camino. Yo creo que eso es y para eso hay que andarlo, es importante.

Billie: Me encanta esta frase, encuentra tu camino y para eso hay que andarlo. Seguro que la compartiremos en redes sociales porque es muy, muy importante. Has dicho algo clave que es que a ti te gusta trabajar con empresas, y has construido esta sociedad o esta agencia para poder seguir ayudando a muchas empresas. Cuéntanos un poquito porque estoy segura que todas las que están escuchando ahora dicen “Ay, pero ¿cómo hace Begoña para encontrar estas empresas?” ¿Cuál es tu proceso para encontrar estas empresas que quieran trabajar contigo? ¿Sales a la calle, haces puerta a puerta, directamente te recomiendan?

Begoña: Últimamente no sabemos qué ha pasado, pero desde septiembre ha sido como una explosión. Parece que todo el mundo se ha puesto las pilas y ha querido empezar a hacer cosas. Yo creo que a muchos niveles hay un poco de hiperactividad. A ver qué es lo que hacemos, qué hago. Por redes sociales nos llegan muchos contactos, tanto por LinkedIn como por Instagram. Hemos contactado con algunas empresas, normalmente por LinkedIn haces un contacto y vas trabajando ese contacto con esa persona que sabes que puede tener un poder decisorio en esa empresa. También nos llegan contactos de referidos, de alguien que te conoce, yo conozco a fulanita, tal, tal tal. Tenemos clientes que nos han llegado de compañeras que no tienen tiempo para gestionarlos y nos los han pasado, por Mamis Digitales. Hay muchas opciones. Tenemos la web que todavía no la hemos podido hacer, en fin, ya sé que no tenemos perdón, pero creo que es muy importante tener la web, porque es una manera de demostrar otro empaque, de manera profesional, a clientes. Lo que pasa es que se nos ha revolucionado todo y no hemos tenido todavía tiempo de preparar la web. Tenemos el dominio, pero tenemos que diseñarla. Entonces ¿maneras de conseguir clientes? Y bueno, también quizás ahora nosotras no tenemos un nicho muy marcado porque vamos de otra manera, ¿no? Pero es importante que te dediques a un nicho o a un sector en el que tú te sientas cómoda, que tengas conocimientos y que te guste. Eso se infiere mucho en Mamis Digitales de cara a cuando quieran ir a buscar sus clientes, porque además les va a ser mucho más sencillo. Van a escribir contenidos en sus propias redes sociales dirigidas a ese cliente y va a llamar mucho más la atención. Puerta a puerta nosotras ahora mismo no lo estamos haciendo, o sea, no hacemos puerta a puerta. Estamos utilizando más temas de LinkedIn y redes sociales.

Billie: Fíjate, Begoña, tú empezaste este camino en el 2018. 2019, 2020. Llevas tres años en este camino, tres años y medio ya diríamos. Si pudieses darle dos consejos a la Begoña del 2018, ¿qué le dirías?

Begoña: Uf! ¿Qué le diría? Pues no sé si le daría consejos. Le diría que lo has hecho genial. A ver me huele un poco raro. No es que lo hayas hecho genial, sino que tú tomaste la mejor decisión, eso es lo que quería decir, no que lo he hecho muy bien, sino tomaste la mejor decisión. Yo soy de la opinión que en todo mi proceso ha habido cosas que me han salido bien, cosas que no me han salido bien, me he equivocado muchísimo. En fin, yo me considero una persona muy imperfecta. Pero lo que sí es cierto es que yo no me arrepiento de nada, porque hasta de los errores se aprende. 

Billie: Total.

Begoña: Y lógicamente, cuando tomas una decisión, en ese momento para ti es tu mejor decisión. Con el tiempo se demostrará si fue una buena o no fue una buena decisión. Entonces el hecho de decir, arrepentirte de algo que ya no tiene solución, que no lo puedes cambiar, pero intenta sacar un aprendizaje de ahí. Realmente, yo creo que el proceso que me ha llevado desde que me formé con Mamis Digitales, para mí ha sido el adecuado porque estoy donde quiero estar. No quita que en unos años diga “oye, me vuelvo a reinventar porque ya me toca”. O sea, yo creo que ya toca otra vez volver a reinventarme. Entonces no lo descarto. No quiere decir que yo quiera estar donde estoy ahora el resto de mi vida, sino que yo ahora mismo estoy bien donde estoy. Y ha sido gracias a Mamis Digitales. Si no, no lo hubiera conseguido.

Billie: Bueno, ha sido gracias a ti y a tus decisiones.

Begoña: Bueno, a ver, sí, sí,  pero fue Mamis Digitales que me puso el vehículo para poder llegar. 

Billie: Y la gasolina la pones tú. Así que esto es importantísimo porque nada es gratis. Todas tenemos que trabajar y hacer muchos esfuerzos para llegar a donde estamos. Yo te veo a ti con  Cristina. Recuerdo cuando os conocí la primera vez en aquel taller que allá en el 2019, y la verdad es que ver hasta dónde habéis llegado… Hace poco recuerdo que me contactaste para decirme “Oye, quiero contratar a Mamis Digitales”. Pues eso a nosotros nos llena de orgullo. Así que enhorabuena por todo lo que estás consiguiendo. Y también gracias porque por darles la oportunidad a otras madres, yo creo que de eso también se trata la comunidad, de poder darles esa oportunidad, de abrirles esas puertas para que aprendan de ti, ¿no? Porque ya te ven como la mami veterana y “yo quiero trabajar con Cristina, quiero trabajar con Begoña porque me van a enseñar un montón”, que al final es a lo que a lo que venimos, a ser parte de esta gran comunidad.

Begoña: Sí, sobre todo también ganar confianza. Yo creo que muchas veces el problema es el dichoso síndrome del impostor que nos paraliza tanto. Entonces ya no es igual que tengan que aprender, sobre todo es que consigan ganar confianza en ellas mismas. Y eso realmente, yo creo que es uno de los que más paraliza a una persona cuando emprende.

Billie: Oye Begoña, pues si queremos saber más de ti, ya sé que aún no tienes la página web, pero este podcast vive años, así que vamos a decir ese nombre de la página web y así te comprometes a tenerla. Cuéntanos un poquito dónde os podemos encontrar, cuál es tu página web, redes sociales.

Begoña: Si nuestra agencia es Essentia, con dos eses, Essentia Comunicación, y la web es la misma,  essentiacomunicacion.com. Y las redes sociales también es @essentiacomunicacion tanto en  Instagram como Facebook como LinkedIn, es la misma.

Billie: Muy bien, lo pondremos todo en los apuntes de este episodio para las que queráis ir y ver lo que hace Essentia Comunicación, pues ahí tendréis todos los enlaces de sus redes y de su página web. Begoña, para finalizar esta entrevista me gustaría que me dijeses cuáles son las lecciones o aprendizajes que te han dejado tus dos hijos, Íñigo y Leire.

Begoña: Bueno, yo creo que como todas las madres, qué vamos a elegir, ¿no? Paciencia, amor infinito… Bueno, aparte de todo eso… Yo, por decir algo diferente, diría que, no mis hijos, yo creo que todos los hijos, nos hacen un grandísimo regalo a las madres y a los padres, que es que nos regalan un poco la eterna juventud. Y me explico, en el sentido de que yo ahora lo veo porque mis hijos ya son mayores. Cuando son pequeños no eres consciente de esto. Pero cuando van creciendo te das cuenta. Y es que gracias a ellos y encima a lo que nos estamos dedicando nosotras, te permiten estar continuamente actualizada, actualizada con los nuevos tiempos, con los nuevas hábitos, con las nuevas modas, con los nuevos pensamientos. Te mantiene joven. Yo me acuerdo que mi madre hace años me lo decía. Es que al final los hijos te mantienen joven. Pues es verdad. Es una manera de seguir ahí y de estar un poco en la ola, de alguna manera, entre comillas. Eso sí, tienes que hablar mucho con ellos y escucharles mucho y tener la mente abierta a todo lo que ellos te puedan contar. Entonces, bueno, yo creo que es un gran regalo que nos hacen los hijos a todas las madres y padres. Me quedaría con eso.

Billie: Me encanta, me encanta. Vamos a adoptarlo. Así que nada, a disfrutar de nuestra eterna juventud gracias a nuestros hijos. Y gracias a ti, Begoña, por haber estado aquí y habernos inspirado en este podcast. 

Begoña: Gracias a ti Billie, un placer nada. Encantada de haber charlado contigo. Un beso enorme.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¿En qué podemos ayudarte?