Antes de tener a su hijo, Nieves tenía un trabajo estable como administrativa, pero la crisis del 2008 forzó el cierre de su empresa y se vio obligada a pasar varios años saltando de puesto en puesto.

Cuando llegó su embarazo, la empresa con la que trabajaba decidió no renovarle el contrato y poner punto y final a su trayectoria profesional solo por el hecho de convertirse en madre. Nieves decidió disfrutar de su embarazo y ser una madre presente los primeros meses de su bebé.

Su hijo le dio la fuerza necesaria para darse cuenta merecía una profesión que le permitiera seguir disfrutando de su maternidad así que, sin dejar que la situación causada por la pandemia le asustase, decidió reinventarse y apostar por la vida que deseaba.

Si quieres saber cómo consiguió sus primeros clientes, no te pierdas el episodio de la semana

Enlaces mencionados en este episodio

Instagram: www.instagram.com/nieveschulz.cm

Facebook: https://www.facebook.com/nieveschulz.cm

LinkedIn: https://www.linkedin.com/in/nieves-schulz-8147641a9/

 

 

Transcripción de la entrevista

 

Billie: Hoy tenemos a una invitada muy especial en nuestro podcast Madres Reinventadas, se trata de Nieves. Nieves, bienvenida al podcast.

Nieves: Muchas gracias.

Billie: Estamos muy contentas de tenerte en este podcast y de que nos cuentes tu historia de reinvención. Pero antes de que nos cuentes tu historia, cuéntanos se llama tu hijo.

Nieves: Mi hijo se llama Wolfgang, va a tener dos añitos el mes que viene.

 Billie: Pequeñito, pequeñito, qué bonito.

 Nieves: Sí, es muy chico.

 Billie: Muy bien, Nieves. Bueno, pues cuéntanos un poquito cómo ha sido tu proceso de reinvención. Tú, antes de tener a tu hijo, ¿qué hacías? ¿A qué te dedicabas y por qué haces una  transformación?

 Nieves: Vale, bueno, yo he hecho muchas, muchas cositas. Mucho antes, y me voy mucho más atrás, yo tenía de profesión administrativa, estuve muchos años trabajando como administrativo hasta la gran crisis de hace unos diez, doce años más o menos. Y mi empresa, esa empresa, tuvo que cerrar muchas oficinas y ya a partir de ahí he hecho muchas cosas de distintos tipos, porque la situación no estaba por la labor. Fue difícil a partir de ahí, encontrar algo como administrativa o cualquier otro tipo de trabajo. Antes de tener a mi hijo estuve un tiempo en Alemania también. Aprendiendo el idioma, trabajando allí con mi pareja. Luego decidimos venir a España de vuelta. Estuve buscando trabajo e intentando volver a la vida laboral aquí en España. Y eso es lo que, vamos, he hecho de todo un poco, trabajando, buscando trabajo de camarera, administrativo, todo lo que pudiera salir. Donde yo vivo es un pueblo de Málaga, es Nerja, es un pueblo muy turístico. Más que todo, lo que hay es hostelería, trabajos temporales. Entonces, claro, buscábamos algo estable, algo que pudiéramos tener por más tiempo, no solo por temporadas. Y bueno. Es un poco complicado. Y encontré un trabajo de como dependienta aquí en Nerja y estuve trabajando ahí antes de quedarme embarazada. Y bueno, pues allí estuve trabajando unos 10, 11 meses, aproximadamente 10 meses, hasta que bueno, en este proceso de 10 meses me quedé embarazada. Y ya, pues a partir de ahí no tenía un contrato fijo, por lo cual al estar embarazada no me hicieron la renovación. Y quedé sin empleo en ese momento. Evidentemente, decidí en un principio disfrutar de mi embarazo, de lo que me quedaba del embarazo. Luego, como igualmente viene el momento de que tienes que tener la maternidad, etcétera, pues yo decidí por un tiempo de estar con mi hijo, estar con él y disfrutarlo. Luego de más o menos un año tienes que plantearte volver al mundo laboral. La situación entre el coronavirus y él ya de por sí era muy complicado el empleo. Pues fue un poco una mezcla de todo lo que me llevó a querer hacer una reinvención. Principalmente por mi hijo, porque yo lo que quería era estar con él. No quería eso de tener que irme a trabajar y dejarlo. Sí, es verdad que lo puedes dejar con los abuelos, pero era algo que no quería realmente. Y bueno, a raíz de que no me renovaron en mi antiguo trabajo por quedarme embarazada, pensaba que si volvía otra vez a otro empleo y volvía a quedarme embarazada, porque quiero tener más hijos, me iba a suceder lo mismo. Y realmente dije no, no voy a volver a pasar por lo mismo, no voy a volver a estar igual. Así que todo eso me empujó un poco a decidir que quiero algo en lo que yo pueda tener mi propio tiempo, que pudiera trabajar por mi propia cuenta y que pudiera estar en casa, desde luego, con mi hijo y sin descuidar en ningún momento de él.

 Billie: Vale, tú tomaste esta decisión de reinventarte, pero elegiste un camino en donde la verdad es que tampoco tenías muchos conocimientos. Porque tú dijiste bueno, venga, voy a reinventarme y voy a ser community manager. ¿Cómo tomaste esta decisión basada en que tú tenías una experiencia previa de otros sectores como administración, como el turismo, en donde tampoco tenías muchos conocimientos como community manager.

 Nieves: A nivel usuario, por así decirlo, si tenía algunos conocimientos, no como Community Manager, porque es verdad que es un mundo muy extenso y muy, muy profundo que la gente realmente cree que se puede así de fácil, que es subir una foto en las redes sociales y ya eres community manager. Porque me he encontrado gente así, pero realmente no es eso. Entonces, claro, yo tenía un pequeño conocimiento evidentemente de redes sociales, de internet, poco más. Pero es realmente esto es marketing. Es un mundo muy extenso y muy bonito, además. Tienes esas dudas de si lo vas a saber realizar o si… Claro, te metes en eso, como decir, un mundo nuevo. Y la verdad yo decidí porque pensé por una parte que bueno, voy a aprender,  me van a enseñar a ser una comunity manager y bueno, si solamente necesito unos conocimientos básicos los tengo. Me decido ir a por todas,  y si tengo que tardar más, tardo más y tengo que aprender más, pues aprendo más. Pero siempre vas con ese miedo de saber si lo vas a poder conseguir o no, si es muy complicado, si lo puedes hacer, si no lo puedes hacer. Pero se decide.

Billie: En tu caso dijiste “Bueno, como ya me gustan las redes sociales, voy a probar este nuevo camino. Voy a poner todo el esfuerzo para poder lograrlo. ¿Cómo ha sido ese proceso, cuándo tomaste la decisión y en dónde estás ahora mismo?

Nieves: Mira, cuando tomé la decisión fue en enero del año pasado. Mamis Digitales lo vi mucho antes, lo vi en octubre o noviembre del año anterior y me llamó muchísimo la atención porque era lo que yo estaba buscando, pero lo dejé pasar. De hecho, en enero, cuando me decidí, ya habían comenzado una nueva metodología, o sea, un grupo nuevo. Y cuando me decidí fue, pensé yo, como una señal, claramente, porque me volvió a aparecer vuestra publicidad, y estuve investigando, estuve indagando y me pareció muy interesante. Digo, yo creo que esto va a ser lo que yo necesito o lo que yo estoy buscando. ¿Qué era eso? Una estabilidad donde yo pueda estar controlando mi tiempo, donde yo voy a aprender algo que en parte a mí me gusta, las redes sociales, pero es un mundo en el que puedes aprender muchísimas más cosas. Y me llamó mucho la atención. Dije “esta puede ser mi oportunidad, puede ser una oportunidad buena  para lo que yo quiero hacer”. Y así fue como realmente decidí entrar con vosotros en Mamis Digitales. Hasta este punto estoy bastante contenta. Ahora mismo tengo un cliente. Es cierto que estuve un tiempo sin ningún cliente una vez terminada la metodología, porque es verdad que me entró lo que le dice Franc… ¿”formalitis”? Y estuve buscando mucha información, intentando investigar más, formarme más, aprender más, porque sé que es un mundo extenso y bueno, como soy un poco así, en plan de que me gusta hacer las cosas muy muy bien, pues intentaba investigar más  para ver si podía dominarlo al cien por cien. Y tiraba evidentemente el miedo que todos conocemos y que a todas nos ha entrado en su momento de cómo entrarle a un cliente, cómo buscarlo, cómo comenzar. Todas esas dudas y esos miedos que te entran al principio. Y es cierto que lo dejé un poco pasar hasta que me decidí y dije bueno, si no lo busco, no lo va a venir a mí solo y tengo que buscar porque eso lo he querido hacer y eso es lo que quiero hacer y voy a ir a por ello porque solo no me va a llegar.

 Billie: Nieves, ¿cómo hiciste para buscar a ese cliente? Cuéntanos cuál fue tu estrategia.

 Nieves: Bueno, comencé primero por los contactos cercanos, hice un pequeño video informativo de lo que puedo ofrecer y lo envié a mis contactos con un pequeño texto en el que les decía si sabían que me había reinventado y que soy community manager, si les puedo ayudar. Lo envié más que nada a los contactos que sé que tenían sus negocios o que veía que a lo mejor les podía interesar o tenían a alguien a quien se lo podían reenviar. Eso fue lo primero que empecé a hacer y luego también hice como una especie de flyer y mi tarjeta de visita y salí a la calle, aquí cerca de mi pueblo, y entré a algún que otro negocio, y los dejé a ver si a alguno podía interesarle. Y finalmente en una de las tiendas que hay aquí, una tienda infantil donde yo le compro los zapatos a mi hijo, allí la chica comentó que estaba bastante complicada la situación, que no entraba mucha gente porque como comenté antes, es un pueblo turístico y ciertamente al no haber turismo está un poco muerto, entonces eso influye mucho en los negocios. Yo le comenté, le di mi flyer que lo llevaba, le di mi tarjeta, le comenté un poco lo que podíamos hacer y luego le hice mi propuesta. Y ella aceptó. Así fue todo, un poco buscado pero a  la vez no buscado.

 

Billie: O sea tú tuviste la estrategia de ir a tus contactos y de poner flyers en tu entorno. No es que fuese esa puerta fría, porque la gente ya te conocía, la persona que te acabó contratando una persona de la cual tú eres cliente. ¿Cuántos mensajes enviaste? ¿Cuántos flyers entregaste?

Nieves: En esa primera vez entregué 10. Como decía Franc, de diez, uno. Justo ese primer día entregué 10 y mensajes envié, no sé si 10, pero por ahí. No mandé demasiados. Primero porque quería ir probando, ir tanteando qué tipo de estrategia me funcionaba mejor. Y bueno, tampoco quería agobiar a la gente con los mensajes, pero cierto que no mandé mucho, pero sí siempre el contacto que iba recibiendo o si sabía de alguien que a lo mejor estaba con un negocio o abriendo un negocio, pues ahí mismo le mandaba yo el video.

 Billie: De esos mensajes que enviaste, ¿cuántos te respondieron?

 Nieves: Me respondieron varios. De hecho, creo que fueron unos tres o cuatro. Precisamente mandé a los 4 la propuesta. Es cierto que han quedado un poco ahí al pendiente,  uno de ellos sí voy a trabajar con este cliente, lo que pasa es que ahora están en una campaña nueva, de primavera,  y estamos esperando a que cuando ya finalice la campaña empecemos a trabajar. Esto en principio. Luego los otros están ahí. Uno va a abrir un negocio y el otro pues está ahí pendiente, me reuní, le hice la propuesta y todo, pero está un poco al pendiente. Pero sí es verdad que funciona. Realmente alguien te contesta. Y tienes que dar el primer paso. La primera toma de contacto. Si se da o no se da, ya depende, ¿no? Pero es cierto que si lo haces, funciona.

 Billie: Nieves, tú has mencionado que al principio tuviste un montón de inseguridades. Un poco como posponer esta acción comercial, porque no te sentías segura. Entonces ahora imagínate que  estuvieses delante de una madre que ahora mismo te está escuchando y siente esa misma inseguridad que tú sentías cuando terminaste de estudiar una profesión, y que ya estabas certificada… ¿Qué le dirías a esa madre que te cuenta que siente ese miedo terrible a salir a la calle y ofrecerse?

 Nieves: Bueno, yo le diría que no pierda el tiempo, como hice yo. Realmente no perdí el tiempo porque yo lo que hacía era formarme más. Pero tenemos miedos y siempre los van a haber. Así que lo que yo le aconsejaría es que se tire al agua, porque realmente no pasa nada. Estamos preparadas, aunque creamos o tengamos el miedo de que no, porque sí estamos preparadas, sabemos un montón. Con la metodología se aprende muchísimo. Realmente yo con el primer cliente me di cuenta de que sí, que sabía mucho, que estaba preparada para darle información y responder a lo que me preguntara o lo que necesitara. Entonces ahora mismo yo le aconsejaría que aunque tuviese miedo, se tire al agua porque realmente es posible. Siempre evidentemente va a tener algunas dudas, pero hay algo que tenemos y que no tienen en ningún otro en otro sitio que es el Club Estima o el grupo que tenemos en Mamis Digitales, en donde cualquier duda  que tengamos preguntamos y nos las resuelve. Eso es algo superimportante que realmente se valora cuando lo tienes.

 Billie: Las dos lecciones que yo me llevo de ti, Nieves, son: la primera, no intentemos alargar un proceso de rentabilizar algo en lo que hemos invertido, porque al final hemos apostado por una profesión. Y luego lo que es superclave, Nieves es rodearte de personas que te ayuden. No importa si es Mamis Digitales o si es otro sitio, que sea una comunidad de personas que quieran lo mismo que tú, que tengan los conocimientos similares a los tuyos. Por eso los clubs o las asociaciones son tan importantes. Cuando te rodeas de personas que saben lo mismo, que se dedican a cosas similares a la tuya y que tú eres capaz de contar con ellos para enriquecer tu profesión, eso es lo que hace que llegues más lejos, más rápido. Así que me quedo con tus dos lecciones clave para cualquier proceso de reinvención, porque creo que son superimportantes. Y lo que dices tú también de perder el miedo, no nos puede paralizar. Nosotros podemos seguir con nuestra vida tomamos decisiones, pero no dejar que el miedo nos impida llegar.  ¿Dónde podemos conocerte un poquito más, saber lo que haces? ¿Cuáles son tus redes sociales o algo que quieras compartir?

 Nieves: De momento estoy en Instagram, en Facebook, en LinkedIn también, como @nieveschulz.com

 Billie: Pondremos todos los enlaces a tus redes sociales en los apuntes de este episodio para que quien quiera hablar con Nieves, conocerla un poquito más, pues vaya directamente. Para finalizar esta entrevista, yo quiero que me cuentes qué lecciones te ha enseñado tu hijo.

 Nieves: Uf, son muchas. La verdad son muchas, pero creo que la principal ha sido eso. Un poco por él fue la decisión de quitarme ese miedo, por él, fue que pude decidir, finalmente decir “voy a hacer lo que yo ya lo he aprendido, así que no voy a paralizar más mi tiempo y voy a hacerlo por él”. Es una lección, creo yo, la principal que me ha dado, porque realmente se aprende mucho de los hijos y sacas cosas y fuerzas y energías de donde no pensabas nunca que las tendrías. Y para mí, pues esa fue una de las principales, que por él me quité el miedo.

 Billie: Qué bonito lo que dices Nieves y es verdad, gracias a nuestros hijos somos capaces de hacer cosas que antes ni lo hubiésemos pensado. Quitarnos el miedo es verdad que ellos nos lo enseñan cada día y también nos lo enseñan con sus acciones. Cómo los vemos si van a caminar, o de repente cogen una bicicleta y aunque no sepan se suben, y si se caen tres veces, se levantan y lo vuelven a intentar. Pues esa es la parte que nosotros tenemos que aprender de nuestros hijos a perder el miedo.

Nieves: Arriesgarte sin fin, sin preocuparte de si caes o no caes, si caes te levantas y sigues, porque así es la vida en todos los aspectos, no solo en a nivel laboral, sino en todos los aspectos. Hay que seguir y ya está.

 Billie: Totalmente de acuerdo contigo, Nieves. Muchísimas gracias por haber estado aquí, por haber inspirado con tu historia a miles de madres que seguramente estarán agradecidas.

 Nieves: Gracias a vosotros. Para mí ha sido un placer estar aquí y bueno, si puedo ayudar a otras madres que al igual estuvieron como yo, pues yo encantada, la verdad. Gracias.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¿En qué podemos ayudarte?