Esta semana tenemos un capítulo muy especial porque estamos de celebración, ¡cumplimos un año de nuestro podcast de Madres Reinventadas!

Un podcast que está dedicado a mujeres valientes, madres, soñadoras, en el que hemos escuchado muchas historias de reinvención de madres que quieren ser dueñas de su tiempo.

Hoy te mostramos un pequeño resumen de algunas entrevistas, no ha sido fácil elegir cada uno de estos clips, pero han sido escogidos por lo que representan, porque somos muchas madres las que hemos vivido casos similares.

Al final, todas somos diferentes, pero tenemos algo en común: nuestro motor, nuestros hijos.

Y lo que más nos emociona es leer los mensajes que nos enviáis, contando cómo os han inspirado y cómo os habéis sentido identificadas con las historias que nos han contado estas valientes mamás, que han luchado por hacer realidad sus sueños.

Porque otra maternidad, es posible.

Hoy, terminamos la temporada, te esperamos en septiembre con más historias de madres que han conseguido un cambio profesional en su vida sin renunciar al cuidado de sus peques y te invitamos a recuperar los capítulos que tienes pendientes de escuchar, que sin duda, no te dejarán indiferentes.

No nos queremos olvidar de agradecerte a ti, que nos escuchas, por estar aquí con nosotras, apoyando y escuchando estas inspiradoras historias.

Y por último agradecer también a todas las entrevistadas de este año de podcast, sin vosotras, no hubiera sido posible.

¡Nos vemos en septiembre!

Transcripción de la entrevista:

Billie: Hoy estamos de celebración. Cumplimos un año en este podcast Madres Reinventadas. Este podcast dedicado exclusivamente a ti, mujer, madre, valiente, soñadora.  Por aquí han pasado un montón de madres, todas ellas contando su historia de reinvención. ¿Por qué han elegido cambiar de carrera profesional? ¿Qué les ha llevado hasta donde están ahora y cuáles han sido los aprendizajes que han tenido a lo largo de ese camino que llamamos vida? Estoy feliz de poder compartir contigo los mejores momentos de este programa. Vamos a repasar algunas de las entrevistas en las que madres nos cuentan sus verdades y vamos a ver qué es lo que nos llevamos. Ha sido difícil elegir cada uno de estos clips que vamos a compartir hoy, pero sí es cierto que han sido elegidos por lo que representan, porque muchas de nosotras, mujeres y madres, pasamos por lo mismo cuando queremos esa reinvención profesional, cuando queremos cambiar de vida, cuando decidimos hacer algo importante. La primer parte es que siempre lo elegimos por nuestros hijos. Son ellos, nuestros motores, son nuestra inspiración. Son el motivo por el que hacemos absolutamente todo lo que hacemos, por el cual tomamos las decisiones más complicadas. Y una de ellas es precisamente volver a estudiar, cambiar de carrera profesional, elegir ser dueñas de nuestro tiempo sin que tengamos a nadie detrás diciéndonos lo que tenemos que hacer. Esto es lo que llamamos una reinvención profesional. ¿Y por qué lo hacemos? Porque sabemos que somos capaces de decidir en qué vamos a trabajar, a qué nos vamos a dedicar en cuerpo y alma, tanto como dedicamos tiempo a nuestros hijos. Porque eso es precisamente lo que no vuelve: el tiempo. Muchas veces los vemos crecer y decimos “¡Qué rápido pasa el tiempo!”  Pues que no pase el tiempo, es algo que no podemos elegir. Lo que sí podemos elegir es en qué gastamos nuestro tiempo o cómo lo invertimos. Y por eso aquí queremos inspirarte. Queremos traerte historias de reinvención para que veas que cualquier mujer, que cualquier madre puede elegir, puede elegir en qué momento va a trabajar y en qué momento va a dedicarse en cuerpo y alma a lo que de verdad importa que son nuestros hijos. Bueno, pues precisamente uno de los temas que aparece con más  frecuencia es el miedo. ¡Ay! Ese famoso miedo que nos paraliza, que no nos deja tomar las decisiones importantes. ¿Qué podemos hacer cuando aparece? ¿Cómo podemos hablarnos a nosotras mismas? Pensar en que el miedo es un compañero de viaje, especialmente cuando hacemos cambios en nuestra vida, pero que si hemos sido capaces de traer al mundo lo más grande que son nuestros hijos, y por supuesto que hemos tenido miedo, cada una lo vive de una forma distinta… ¿Cómo no vamos a ser capaces de darle la mano a ese miedo y caminar con él? Pues precisamente Sofía nos cuenta que ella también, como todas nosotras, tiene miedo, muchas veces miedo a lo desconocido y nos cuenta cómo ha hecho para deshacerse de este miedo y seguir adelante.

Sofía: Porque yo creo que todos estamos llenos de miedos. Los miedos los tenemos siempre, solamente que hay días que dejamos que los miedos hablen más que nosotras, y días que decimos No,  ¿sabes qué? Apártate. Porque yo eso sí tengo mucho miedo de muchas cosas, pero busco la manera de que, aunque me muera de miedo, lo hago. Porque prefiero… Por ejemplo hace poco me corté el cabello, lo tenía mucho más largo y me lo corté. Y mi hijo el mayor me decía “no te cortes mamá, no te cortes, no te queda bien”. Y yo le dije: “si no me queda bien, ya crecerá. Pero tengo que arriesgarme y ver si me queda, si no me queda y aunque no me guste, pues lo hago y ya está”. A ver, yo soy así, de repente transmito seguridad o confianza y trato de tenerla, pero igual me muero de miedo. Es lo que le digo siempre a las chicas de la comunidad con las que hablo, p donde conozca gente, esto: no te quedes con la duda. Inténtalo, hazlo, y si no sale, pues aprendiste para la próxima.

Billie: Y precisamente cuando somos capaces de tomar ese miedo y darle la mano y seguir adelante con esa elección de cambio en nuestra vida, nos damos cuenta de que como madres muchas veces dedicamos cuerpo, alma, espíritu, toda nuestra energía a las personas que están a nuestro alrededor, pero nos olvidamos de nosotras mismas. A veces nos pasa que preferimos dar a los demás y muy pocas veces sabemos recibir. Y esto nos lleva a elegir las cosas que son buenas para nosotros hasta el final. Pero como madres somos capaces de desarrollar muchísimas habilidades que luego nos van a potenciar en el trabajo. Esto nos lo cuenta Jessica mejor que nadie. Vamos a escucharla.

Jessica: Yo creo que eso es parte también de lo que nos pasa muchas veces a las madres, ¿no? Que nos dedicamos en cuerpo y alma a nuestros hijos. Pasamos periodos, a lo mejor cortos o largos, depende, pero cuidando de ellos. Y es como que tu figura como madre, mujer y trabajadora se pierde un poco. Sin embargo, yo soy de las que piensan que la maternidad muchas veces te hace desarrollar otras capacidades que luego son muy buenas de cara al trabajo.

Billie: Pero por supuesto que desarrollamos infinidad de cualidades que nos van a hacer mejores profesionales solo por el hecho de ser mamás. Piénsalo bien, desde que eres madre eres capaz de hacer más de una cosa a la vez. Mientras ayudas a tus hijos con los deberes, estás preparando la comida o estás atendiendo el teléfono, o estás respondiendo a cosas que tienes que responder al mismo tiempo. También eres capaz de gestionar cualquier tipo de crisis. Sabes perfectamente que cuando tienes más de un pequeño en casa habrá discusiones y tendrás que tener habilidades hasta de negociación para poder influir y hacer que tus pequeños no se peleen, o hacer que tu hijo se ponga aquel traje que quieres que se ponga o lo que quieras que consiga o se ponga a estudiar. Te has vuelto muchísimo más organizada. A partir de ahora hay una cosa nueva cada día en tu calendario. Necesitas saber qué día hay extraescolar, qué día toca ir al pediatra, qué día te vas a organizar en la familia para hacer cosas en concreto. La organización se vuelve clave en tu vida. Y por supuesto, eres una gran motivadora cuando tu hijo llega a casa triste porque ha discutido o porque le han reñido en el cole, o porque simplemente algo le ha hecho generar esa tristeza. Tú eres la mejor motivadora del mundo. Sabes qué hacer para animarle mejor que nadie. Así que piensa que todas estas cualidades que vas desarrollando son cualidades que debería cualquier empresa detectar en ti y saber que estás aportando muchísimo más que antes de ser madre a la empresa. Por lo tanto, este concepto de aparcarte o dejarte fuera de las reuniones o decirte que no eres válida sólo porque eres madre, debemos empezar a cambiarlo y ser precisamente nosotras las que aparquemos a las empresas cuando no vean todo lo que valemos. Y esto nos lo explica Rosa mejor que nadie. 

Billie: Hay un miedo terrible a dejarlo todo, ¿no? Porque es todo lo que has estado trabajando durante años para conseguir tu carrera profesional y de repente te das cuenta que porque te has convertido en madre, ya no tienes lo mismo.

Rosa: Es como para mí hay una diferencia importante en esto que estás diciendo, porque tú dices me han enseñado y me han educado continuamente a tener que… En ese proceso de moralidad, entonces tengo que tener unos estudios, tengo que tener un trabajo,  después una hipoteca, me caso, tengo que tener hijos y es tener que, tener que, tener que todo el rato. Pero ahí yo no creo que estés perdiendo nada. De hecho creo que lo estás ganando absolutamente todo. De hecho, si alguien en una empresa te dice es que desde que eres madre no me… No te necesito o te dejo ahí de aparcamadres como tú has dicho me gusta mucho concepto. Yo le diría pues está bien, pero para mí son muchísimo más prioritarios mis hijos. Tú no vas a ser que me digas quién soy. Y no eres tú la que me dejas aparcada, soy yo la que te aparco a ti. Y eso cambia mucho la diferencia. Cuando tú tienes miedo a perderlo absolutamente todo, no te mueves. Pero en el fondo, si tú reflexiona sobre ello es que tú ya no tienes nada. En el fondo estamos en el fracaso. Lo que nos da miedo, y a estas chicas les dará miedo, a estas madres, es a conseguir realmente su éxito. Eso es lo que da realmente pánico y miedo, porque no es el fracaso, sin en el fracaso ya estás. Tú vienes en pelotas y te vas en pelotas, da igual lo que hagas por el camino. Pero el éxito es atreverte a ser lo que realmente tú quieres poder hacer. Y eso es lo que nos cambia todo. Porque si alguien que está en Mamis Digitales da el permiso para poder saltar y pasar a la acción, la jugada es “¿Y qué pasa si lo consigo? ¿Y qué pasa si consigo el sueldo que quiero? ¿Y qué pasa si de repente tengo la pareja que quiero? ¿Y qué pasa si…?” Que todo cambia. Es mi cambio de piso, tengo mi rato libre, claro si tienes un rato libre, ¿para qué vas a utilizarlo? Entonces tienes que pensar. De la otra manera no estás ocupada. La jugada no es que tus jefes te digan quién tienes que ser tú, sino que tú tengas suficientemente capacidad y respeto por ti misma para decirte yo no voy a darte el permiso de que me aparques porque yo valgo más. No es lo que tú me estás ofreciendo, es lo que yo ya sé. Entonces, si no lo puedo conseguir, aquí no pasa nada, hay más sitios y me voy.

Billie: Interesante concepto el de Rosa. De saber que verdaderamente a lo que le tenemos miedo no es al fracaso, es al éxito, ¿alguna vez te has planteado qué es el éxito para ti? ¿Cómo serías verdaderamente feliz? Porque muchas de nosotras en realidad no estamos pensando en el éxito profesional o en el éxito personal, sino que la palabra éxito define muchísimas cosas. A mí me gusta decir que el éxito es poder mirar atrás y saber que las decisiones que he tomado en mi vida las he hecho desde el corazón. Porque cuando tomamos las decisiones basadas en el corazón y no en el miedo, es cuando nos damos cuenta de que nuestra vida es muy valiosa. Y recuérdalo bien. Tú ya eres madre. Has hecho lo más importante de este mundo, que es cuidar de una persona, que es desarrollar todas esas habilidades y muchísimas otras que son innumerables. Que eres valiente. Eres tremendamente valiente. Tú sabes la responsabilidad que implica tener hijos, educarlos, verlos crecer y saber que es gracias a esa influencia que tú les has dado, a esos consejos que les has dado, a esa educación que tú le has dado, esa persona se convierte en una o en otra. Pues bien, también pregúntate qué es para ti el éxito y cómo lo quieres conseguir? Y si eso implica cambiar de carrera profesional, que sepas que estás en el buen camino y que no importa la edad que tengas. Que no importan los estudios que tengas. Que no importa de dónde vienes, sino a dónde quieres llegar. Créetelo. Que sepas que todo lo que quieras conseguir es posible conseguirlo. Porque aquí, en este podcast te compartimos historias de muchas de esas madres que han tenido ese miedo y lo han superado. Porque todo se puede conseguir. Busca tu sitio. Busca aquello que te hace feliz y que sepas que siendo feliz es como mejor le puedes demostrar a tu hijo que la felicidad es posible. Porque nosotras enseñamos con el ejemplo y cuando somos capaces de ser felices haciendo lo que hacemos, nuestros hijos serán muchísimo más felices. Recuerda: todas las decisiones que tomas, las tomas por ellos. También recuerda que esto no es fácil. No es un camino de rosas, te va a costar tiempo. Pero yo me quedo con esta reflexión. Ya esperaste 9 meses para traer al mundo a una personita tan especial que te hace vibrar y que te ha cambiado la vida. ¿Por qué no vas a esperar meses para transformar tu vida profesional y para poder elegir en donde pasar ese tiempo y crear tu propia definición de éxito? Desde Madres Reinventadas queremos darte las gracias tanto si es la primera vez que nos escuchas como si has escuchado varios episodios. Gracias por estar aquí con nosotras, por celebrar con nosotras este primer año de compartir historias de madres que se han reinventado. Y por supuesto, te invito a que te quedes con nosotras y a que sigas escuchando historias que seguro serán de gran inspiración para ti. Un abrazo.

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¿En qué podemos ayudarte?